Banner 7

Iglesia

15 de diciembre de 2016 18:36

La española Izara Batres gana el premio mundial Fernando Rielo de poesía mística

De entre 261 poemarios de 27 países, se eligió el trabajo de Batres como la mejor poesía mística.

poesía La española Izara Batres, ganadora del "Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística"

La Paz, 15 de diciembre (ANF).- La española Izara Batres (32) ganó el “Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística" en su 36ava edición. La premiación se realizó el pasado 14 de diciembre en la Embajada de España ante el Vaticano en Roma.

El premio, para obras inéditas tanto en español como en inglés, consta de 7.000 euros y la publicación de la obra. En su larga trayectoria, los textos han sido parte de foros como la ONU; la UNESCO; el Senado francés y el Campidoglio romano.

En el acto intervino el presidente del Comité de Honor, Cardenal Marc Ouellet. Dijo que “el premio es un mensaje de esperanza al hombre actual, dividido entre tantos lenguajes discordantes e incapaz de oír el grito de su corazón sediento de Dios y que la poesía mística promueve la verdad, bondad y belleza, realizada de modo absoluto en Dios, pero presente en cada persona, más allá de límites geográficos, étnicos y religiosos”.

La ganadora obtuvo su doctorado en Estudios Literarios en la Universidad Complutense de Madrid, con una tesis doctoral que mereció el sobresaliente “Cum Laude”. En 2004 recibió el premio de la Editorial Siruela por su ensayo sobre “El mundo de Sofía”. En 2007 recibió el primer Premio del periódico El País, como ganadora del concurso de relatos de EP3 “Talentos” con el relato “El Paciente”.

Además es autora de cinco libros publicados, y es docente universitaria de las materias de Escritura Creativa y también de Lengua y Literatura. Colabora con diversas publicaciones culturales y con una editorial madrileña.

Por otro lado el jurado estuvo compuesto por el crítico literario José María López (España), secretario permanente del Premio; Rafael Fernández (España), profesor de Literatura de la Universidad de La Laguna; Arnaldo Colasanti (Italia), poeta y crítico literario; David G. Murray (EEUU), crítico literario y experto en filología inglesa, y Alberto Giralda Cid (España), también crítico literario.

Entre los finalistas del premio estuvieron diez obras procedentes de Argentina, El Salvador, España y Polonia, seleccionadas de entre 261 poemarios de 27 países. Los diez poemarios, nueve escritos en español y uno en inglés, optaron por el galardón que finalmente recayó en manos de Batres.

El Premio Mundial de Poesía Mística, Fernando Rielo en 1985, en un discurso ante la UNESCO, dijo que “la poesía es forma de una cultura que pasa por una espiritualidad insobornable”.

Fragmento del poemario Tríptico

Madre, me dañaron en ti,
la luz se rompió contra el fondo del silencio,
y tu creación de ternura
se hizo vidrio roto y araña.
Jirones de tela azul
volaron hacia la nada del dolor
prendido en las letras.
Madre, dañaron la firmeza del abrazo,
la quietud del cielo,
y una lágrima de brisa dulce en la voz
se quebró sin ruido;
la mirada sublime ahogó su impacto,
y la oscuridad rasgó
las últimas bóvedas dulces de la tierra.
Quise romper el filo pensando en ti, Madre,
llorando por ti y en ti,
viviendo en tu amor para sanar la herida,
y en silencio, muy despacio,
recordando cómo era la luz
cuando yo sabía quién era,
te llamé, una vez más.
Ayer me pregunté cómo había llegado aquí.
He venido a soñar travesías.
Pero ¿no lo había hecho ya?
¿No me hechizaron estas mismas calles
que se alargan hasta el infinito?
¿No sentí piedad por este asfalto dulce
que quiere elevarse por encima de la nada?
Muchos vuelos quedaron a medias.
Las sombras nadan sobre el recuerdo de un sol
que murió en invierno,
Nos agarró este agujero en medio de la luz,
que no es,
pero no ha podido dejar de ser,
pero constantemente duele, y desgarra y grita,
Creo que me perdí aquí…
entre las calles que se hunden en la esclavitud de las aguas
y ese río que quiso ser algo más que alberca.
Dime, Padre, ¿podré llegar a ti?
La primavera canta en las avenidas,
y aún no puedo volar.

/MAM/FC/



Noticias relacionadas: