Opinión

13 de agosto de 2017 09:59

TIPNIS tangible = más cocaleros


Después de varios años de relativa tranquilidad, Evo y Álvaro han vuelto a arremeter fuerte para reavivar el tema de la carretera por el TIPNIS eliminando su intangibilidad. ¿Será porque la ven como su mejor oportunidad para cumplir por fin su vieja pero pendiente promesa a los cocaleros, su base central de sustento político?

He reabierto mis cientos de emails y otros materiales digitalizados de los años 2011 a 2013 y llego a esta síntesis telegráfica: "quitar la intangibilidad al TIPNIS = más cocaleros", dórenlo como quieran. En todo caso, es en el nordeste donde más comunidades se concentran, a días de camino del tramo II proyectado.

El trabajo en que más desarrollé y a la vez sinteticé mi pensamiento, fue en mi larga Introducción al bello libro fotográfico de Alex Contreras, a partir de la VIII Marcha, de la que salió la Ley 180 sobre la intangibilidad de su territorio, algo que el Gobierno siempre quiso imponer en un sentido demasiado rígido para forzar otra alternativa.

Por el camino, otra ley (nº 222), fue velozmente aprobada (sin derogar la 180) tras una anti-marcha que ni siquiera pudo llamarse "la IX", propiciada por los comunidades del TIPNIS afiliadas a la CIDOB/CPITCO de Cochabamba. En ella se aprobó una consulta "previa", cuando todo ya estaba oleado y sacramentado, y se delineó un costoso procedimiento para realizarla, en el que en realidad primero se solía preguntar sobre las necesidades de la comunidad y recién después se les presentaban dos mapas, uno con carretera y otro con todo prácticamente intocable, con lo que casi todos escogían el primero, porque era el único en que podrían desarrollarse.

La Iglesia, mediante Caritas y otros de NN UU hizo una "valoración" mucho menos costosa de aquella "consulta". Pero por su presupuesto limitado no pudo cubrir todo el TIPNIS, aunque sí incluyó las 11 comunidades que hasta el final se habían resistido a ser "consultadas". Todo acabó de repente, sin que se aplicaran los resultados de aquella costosa "consulta previa" posterior y teledirigida, por una contraorden del Ejecutivo.

Un botón de muestra: la comunidad de Limoncito fue visitada varias veces por la consulta estatal y otra también por la "valoración" de Caritas. Las varias visitas estatales se debían a que los comunarios no los dejaban entrar, hasta que éste les dijo que habría otro trazo del camino, algo que no se menciona en el informe final. Los de Caritas, pudieron entrar desde el principio y les dijeron lo que acabo de explicar.

Este martes 8 la Asamblea Legislativa, con más de 2/3 del MAS allanó el camino para que se cambie la ley. Y colorín colorado ese cuento se habrá acabado... a menos que, como en 2011-13, la cosa se siga enredando por la resistencia popular.

Concluiré con un relato que me ha hecho la semana pasada la nieta del oficial don José Natalio Pacheco CáceresCuenta que en torno a 1900, estaba entrando con tropa por el futuro TIPNIS, pero la tropa se negó a atravesar esa "tierra sagrada". Tuvieron que hacer un rodeo que les demandó diez días más. 117 años después algo queda todavía de "sagrado" siquiera en esa parte nuclear del territorio...

Xavier Albó es jesuita, antropólogo y lingüista.