Opinión

8 de julio de 2017 11:44

Busch, un cruceño ilustre


Los cruceños tendríamos que ser demasiado ingratos con el Presidente y principal héroe en la Guerra del Chaco, Germán Busch, si no defendiéramos el hecho de que ha nacido en el departamento de Santa Cruz, concretamente en el  antiguo poblado de San Javier. El chiquitano que nos concedió las regalías del 11% sobre la producción petrolera, que suscribió el tratado para la construcción del ferrocarril Corumbá-Santa Cruz e inició las gestiones para la ferrovía Yacuiba-Santa Cruz, que restituyó la autonomía  a nuestra universidad además de destinar los dineros para la construcción de su nuevo edificio, que en tan corto tiempo de gobierno hizo tanto por su pueblo, tiene que ser respetado como uno de los cruceños más importantes que ha visto la luz en nuestra tierra.

Germán Busch fue un boliviano a carta cabal que amó al país entero y que lo demostró en el combate y desde el poder. Naturalmente que fue un camba por sobre todas las cosas, pero hijo fiel de Bolivia. Hubiera nacido donde fuera lo habríamos admirado igual por su valentía y su patriotismo. Finalmente Busch pudo nacer en cualquier lugar del oriente y no reclamaríamos nada, pero la historia dice que nació en Santa Cruz y eso los cruceños no deberíamos permitir que se ponga en entredicho. 

El destacado historiador y periodista Robert Brockmann , en su interesantísimo libro “Dos disparos al amanecer”, deja serias dudas sobre el lugar de nacimiento de Busch. Provoca la incertidumbre de muchos lectores, aunque él, el autor, se inclina porque Germán Busch era beniano y que nació en El Carmen del Iténez, Beni, navegando por el río Blanco, rumbo a San Javier.  La duda podría hacer carne entre los lectores, porque Robert  menciona a Busch como “beniano” a lo largo de todo su libro, y a sus “coterráneos” benianos que lo colaboraron. Naturalmente que también menciona a los cruceños que estuvieron al lado del héroe en sus momentos difíciles, cuando el regionalismo colla lo abrumó y lo arrinconó hasta hacerle perder los estribos en algunos momentos.

Brockmann, autor de varios escritos muy valiosos, hombre acucioso de quien he leído libros verdaderamente  importantes, esta vez, cuando se trata del nacimiento de Busch, se inclina por supuestas afirmaciones de la madre de “El Camba”, doña Raquel Becerra, en sentido de que alumbró en una barraca a la orilla del río Blanco, cercana a la población de El Carmen, en territorio beniano.  Los historiadores también benianos Arnaldo Lijerón y Rogers Becerra – ambos parientes de doña Raquel – han recogido esas versiones, lo que por provenir de la madre de Germán se supone que serían irrefutables, pero que pueden ser producto de una imaginación interesada. El autor afirma que existen otras interpretaciones en sentido de que el nacimiento se habría producido a bordo de una embarcación en Cachuela Chapacura o Cachuela Buen Jesús, ambas  en el departamento de Santa Cruz, pero le da más crédito a El Carmen del Iténez.

Sin embargo, Brockmann no parece darle importancia –pese a que cita en su libro– a lo que Busch expresó de su propia boca en más de una oportunidad sobre su origen cruceño. Nunca dijo que hubiera nacido en el Beni. Esto, además, está plenamente respaldado en el testamento de su padre, el médico alemán Pablo Busch , firmado el 23 de julio de 1908, aunque él recién fallecería en Portachuelo el 3 de mayo de 1950. En su testamento – que Robert conoce perfectamente  y cuya copia me fue proporcionada por mi amigo Herland Vaca Díez Busch, sobrino nieto del Presidente– este afirma que sus hijas Josefina y Berta Busch Becerra nacieron la una en Santa Ana y la otra en Villa Bella, Beni; y que Elisa, Pablo y Germán Busch Becerra  nacieron los tres  en San Javier, Santa Cruz. Por si fuera poco, Brockmann escribe que Germán  fue bautizado en la bella iglesia misional del pueblo, el 25 de agosto de 1903.

Si Robert dice que prefiere apegarse a los datos históricos, entonces ahí está el testamento de Pablo Busch y el registro del bautismo de Germán, que señala a San Javier como el lugar de su nacimiento. “El Camba” pasó una parte de su niñez y de su juventud en el Beni, de eso no hay duda, pero a sus 18 años ya estaba en el Colegio Militar de La Paz y luego se fue durante muchos años al Chaco. Busch fue un gran cruceño, un gran boliviano, y eso es todo. Fue un camba con todo lo bueno y lo malo que tenemos los orientales y resulta ocioso, a más de un siglo de su nacimiento, tratar de echar dudas sobre donde vio la primera luz.