27.09

Politica

9 de octubre de 2017 14:22

"No se puede concebir un Estado democrático sin institucionalidad"

El Premio Nacional de Periodismo 2016, Juan Carlos Salazar, advirtió de los serios riesgos que corre el país sin una institucionalidad fuerte e independiente.

Octubre Campaña del MAS. Foto archivo: Globovisión

La Paz, 10 de octubre (ANF).- A 35 años de la recuperación de la democracia en Bolivia, el Premio Nacional de Periodismo 2016, Juan Carlos Salazar, advierte que un Estado democrático no puede ser concebido sin institucionalidad, que forzar una tercera repostulación del presidente Evo Morales desconociendo el voto popular del 21 de febrero puede traducirse en autoritarismo, y este en dictadura, y que el Tribunal Constitucional al servicio del Gobierno estaría a punto de anular dos procesos electorales.

Afable en su trato, de respuestas cortas pero contundentes, de ideas claras a la hora de hablar de la democracia y de su verdadero significado, Juan Carlos Salazar conversa con ANF, agencia que fundó junto al padre José Gramunt hace casi 54 años, antes que despegara a un prestigioso recorrido por el periodismo internacional, siempre en defensa de la justicia social, derechos humanos y democracia.

Periodista Juan Carlos Salazar

ANF: ¿Cuando ves en retrospectiva a Bolivia, desde que se recuperó la democracia hace 35 años, cómo estamos a nivel de institucionalidad de un Estado que se dice ser democrático?

JCS: La conquista y la reconquista por la democracia ha sido muy difícil, ha costado sangre al pueblo boliviano, y se lo ha logrado. Obviamente no podemos hablar de un Estado democrático sin una institucionalidad, es la institucionalidad la que da solvencia y fortaleza a la democracia. En estos 35 años de democracia se había logrado construir algo de institucionalidad, obviamente eso ha sido muy positivo, pero en los últimos años hemos ido perdiendo esa institucionalidad; basta citar los ejemplos: no tenemos una Contraloría independiente, no tenemos una Defensoría del Pueblo independiente, no tenemos una justicia independiente –bueno, nunca la hubo-, ahora está peor que antes, vemos que el Poder Legislativo está sometido al Poder Ejecutivo, siempre las mayorías han sometido pero hoy más que nunca. Entonces, todo o lo poco que se había ganado en materia de institucionalidad lo hemos ido perdiendo en los últimos años y eso afecta a la calidad de la democracia, una democracia sin institucionalidad no existe.

ANF: Desde el Gobierno se insiste en hacer un análisis cuantitativo; es decir,  que hoy más que nunca hay democracia porque el presidente Evo Morales ganó con más del 50% en tres procesos electorales.

JCS: Pero ahora ni siquiera eso, porque si el Gobierno respetara por lo menos el voto no estaría en este momento tratando de burlar la votación del 21F (21 de febrero) ni siquiera el Gobierno está respetando su propia votación, ni siquiera está respetando su propia institucionalidad que está basada en  la Constitución que había propuesto el propio Movimiento al Socialismo (MAS), por eso digo que la regresión es muy grande porque ni siquiera el propio Gobierno está respetando sus propias bases institucionales constitucionales.

ANF: ¿Cuál es el riesgo que corre la sociedad boliviana frente a este deterioro de la institucionalidad del Estado boliviano?

JCS: El principal riesgo es el autoritarismo, y no hay que olvidar que el riesgo del autoritarismo es la dictadura, ese es el problema.

ANF: ¿Cómo sociedad civil algo se puede hacer en defensa de la institucionalidad democrática?

JCS: La sociedad tiene que dar su palabra y ponerse al frente de todo esto y no admitir estos retrocesos porque de lo contrario nos va a costar muy caro.

ANF: Ahora, parece que la forma de luchar ha cambiado, si antes era con las armas que se luchaba en contra de las desapariciones forzosas, las torturas y las dictaduras, ahora  parece que hay otro tipo de violencia desde el Estado, una más enmascarada

JCS: El problema es que ahora las armas están con el Gobierno, el Gobierno se está sustentando en la institución Armada que es otra parte de la pérdida de la institucionalidad, la institución armada está respaldando al Gobierno, cuando uno de los logros de la democracia fue dejar a la institución armada al margen del partidismo. Las Fuerzas Armadas son garantes de la soberanía nacional, no son garantes del Gobierno y el problema que estamos viendo es que estamos volviendo a las épocas de las Fuerzas Armadas partidizadas.

ANF: Hace poco el Encargado de Negocios de Estados Unidos dijo que ojalá Bolivia no llegue al punto en el que se encuentra Venezuela, y hay gente que teme por cómo el Gobierno pretende forzar una repostulación por encima de la Constitución Política del Estado y el voto traducido en el referéndum del 21F.

JCS: Ignorar el voto popular es grave y todo indicaría que con un Tribunal Constitucional que está a su servicio y que ya una vez ha burlado la Constitución, no sería de extrañar que la vuelva a burlar. Y va resultar que siete magistrados van a pesar más que el voto del pueblo. Siete magistrados van a modificar una Constitución que ha sido aprobada en referendo y va a ignorar una votación de un segundo referéndum del 21 de febrero.

ANF: Ahora ¿los hechos de corrupción que estamos viendo en los niveles dependientes del Gobierno central están derivando como consecuencia de la pérdida de la institucionalidad?

 JCS: Definitivamente, con instituciones confiables eso no ocurriría o ocurriría menos, pero evidentemente sin una justicia independiente, sin instituciones que no ejercen el control que deberían ejercer, sin un Legislativo que controla al Ejecutivo, qué se puede esperar.

/JMC/FC/


ANF movil

Noticias relacionadas: