27.09

Politica

9 de octubre de 2017 18:34

Bolivia bajo la sombra de las dictaduras militares

Del gobierno de René Barrientos al de Guido Vildoso se impuso el régimen dictatorial militar que aplastó toda manifestación y lucha democrática que intentaba salir a la luz en medio de la penumbra.

Los golpes Una imagen de la dictadura que se vivió bajo el régimen de Hugo Banzer Suárez.

La Paz, 9 de octubre (ANF).- Entre 1964 y 1982, la población boliviana vivió gobiernos militares. Fue una etapa en que las sombras de la violencia, el exilio, la represión, la muerte y el acallamiento de las voces disidentes sufrieron los rigores de la bala y los estados de sitio. Los costos para el país fueron muy altos, ya que se dejaron secuelas irreparables en la historia boliviana por la inestabilidad política, social y económica que terminaron por acrecentar la crisis en el país.

En este panorama adverso fueron pocos los intentos de retorno a la democracia, sin embargo, los golpes de Estado frustraron la posibilidades hasta el 10 de octubre de 1982, fecha en que Hernán Siles Zuazo asumió la presidencia y terminó con aquella oscura etapa.

Le invitamos a revisar el recuento de los gobiernos que asumieron el poder durante los 18 años de dictadura

RENÉ BARRIENTOS ORTUÑO (1964)



ALFREDO OVANDO CANDIA (1969)



JUAN JOSÉ TORRES GONZÁLES (1970)



HUGO BANZER SUÁREZ ( 1971)



JUAN PEREDA ASBÚN (1978)



DAVID PADILLA ARANCIBIA (1979)


WÁLTER GUEVARA ARZE (1979)


ALBERTO NATUSCH BUSH (1979)


CELSO TORRELIO VILLA (1981)


GUIDO VILDOSO CALDERÓN (1982)


Del Granado: “Hemos logrado que la democracia sea una forma de vida”

Uno de los tantos protagonistas que sufrió los rigores de la represión fue el abogado y político boliviano Juan del Granado, quien considera que al cumplirse 35 años del retorno a la democracia, el pueblo boliviano incluyó este sistema político a su forma de vida.   

“Son 35 años de democracia, que han posibilitado más que una forma de gobierno una forma de vida; es la ganancia histórica, y el resultado cualitativo de esos 35 años debe respetarse, conservarse, vigilarse y defenderse”, señaló Del Granado en entrevista con ANF. 

El político, que logró sentar en la silla de los acusados al general Luis García Meza Tejada y a sus colaboradores por delitos económicos, genocidio y violación a los derechos humanos ocurridos durante el gobierno de facto de 13 meses (1980-1981), señaló que han sido dos los elementos principales para ese fenómeno. 

“En 35 años de democracia hemos tenido autoritarismo, corrupción, hemos tenido liberalismo y populismo. Todos los momentos de la vida democrática han podido superarse por dos elementos centrales: el respeto al soberano y la alternabilidad”, destacó.

Según el político, eventos históricos como la crisis económica de la UDP, la promulgación del Decreto 21060, la capitalización, la Guerra del Agua, la Guerra del Gas, entre otros, fueron etapas que pudieron ser superadas gracias a la existencia de estos dos elementos.   

“La alternabilidad nos ha permitido superar las crisis, enfrentar adecuadamente y de forma pacífica transiciones y restablecimientos institucionales democráticos. Ahí está la explicación y la magia de la estabilidad democrática como una ganancia histórica y forma de vida”, señaló. 

La coyuntura política no pudo estar ausente del análisis de Del Granado quien señaló que actualmente el irrespeto a la alternabilidad y el respeto al voto del soberano ponen en riesgo a la democracia.

“Hoy estamos muy cerca de una crisis, no económica sino política. Estamos ante el agotamiento de 11 años de un proceso. Yo lamento que se haya dado ese agotamiento porque apoyé con entusiasmo su inicio. Pero se agotó y cuando eso pasa deben darse curso a procesos de transición y volver a entregar al soberano la posibilidad de optar por otras alternativas”, indicó.

José Antonio Quiroga: “El desafío en la actualidad es profundizar la democracia”

José Antonio Quiroga, sobrino del líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz y analista político, destacó el retorno a la democracia en 1982; sin embargo, señaló que el reto de la actualidad es profundizar ese sistema que, según su perspectiva, se ha visto muy debilitado en el gobierno de Evo Morales.

“Hay que conservar lo bueno del régimen democrático y profundizarlo, la sociedad boliviana todavía requiere la democratización del Estado y de la sociedad. Las corporaciones sindicales y gremiales tienen que democratizarse internamente y no ser conducidas como lo hemos visto a lo largo de estos años”, señaló Quiroga en contacto con ANF. 

Desde su análisis, existe una diferencia entre la denominada “democracia pactada” que inició con la ascensión de Hernán Siles Zuazo al poder y terminó el 2003; la etapa de transición vivida entre el 2003-2006 y la que se vive desde la presidencia de Morales. 

Respecto a esta última etapa, Quiroga indicó que no se terminó por instituir la democracia debido a diversos factores.  
   
“No es un Estado Plurinacional, más bien es un Estado corporativo en las que organizaciones y gremios se han distribuido cuotas importantes de representación y burocráticas. Eso ha derivado en un sistema de gestión pública que es poco transparente, muy discrecional y con mucha corrupción”, agregó. 

Según Quiroga, otra muestra de la nula edificación de un Estado democrático en el gobierno de Evo es la intención desconocer la Constitución Política del Estado (CPE) para repostularse a las próximas elecciones presidenciales, siendo que ya obtuvo el rechazo de la población al perder el referéndum del 21 de febrero de 2016. 

“La falta de convicción del actual régimen es que no ha dudado en desconocer la Constitución cuando le ha convenido e intentar modificarla en 2016 con un referéndum que perdió, y que no acepta ese resultado e insiste en habilitar a Evo Morales con un recurso que es absolutamente insostenible en términos jurídicos”, argumentó.

/AGL-LACH/FC/


ANF movil

Noticias relacionadas: