Friso 1080 x 90 Acceso a clientes
movil 1

Iglesia

24 de julio de 2017 08:02

Templo Misional de San Ignacio de Mojos luce una nueva imagen restaurada

En la búsqueda de recuperar el antiguo resplandor, que los relatos históricos atribuyen a San Ignacio de Mojos, la Parroquia y el Gran Cabildo Indígena realizaron obras de recuperación en la ornamentación del Templo Misional.

20187937_10156547845873228_425940935_n Fachada del Templo Misional de San Ignacio de Mojos. Foto. Fabio Garbari SJ.

San Ignacio de Mojos, 24 de julio (ANF).- El 21 de julio en la localidad de San Ignacio de Mojos se entregó las obras de ornamentación del Templo Misional que fue sometido a una serie de restauraciones desde el 2015.

El trabajo se realizó previo estudio sobre las características ornamentales originales de la construcción y se buscó devolverle la identidad que fue perdiendo.

“Las crónicas señalan que este templo fue una de las mejores de la 27 que existieron aquí en Mojos (Beni). A mediados del siglo pasado este templo ha ido cayéndose. Por bonito y grande que lo hubiesen hecho, ya se estaba cayendo y el padre Estanislao de Marchena, con el pueblo, lo restauró, pero lo hicieron ya no buscando las maravillas que las crónicas nos dicen, sino simplemente buscando que no se cayera”, dijo Fabio Gabari, párroco de San Ignacio de Mojos.

Para los trabajos se recurrieron a materiales, como ladrillos y calaminas de metal, que nada tienen que ver con la estructura original de la edificación.

“Ha sido en 1997 que se decidió volver a la maravilla que había y que cuentan los jesuitas antiguos. Se reconstruyó este templo sobre el exacto diseño de lo que era el templo original que se inauguró en 1752. Aquella obra se quedó así porque no se sabía cómo adornar, cómo eran los dibujos, las columnas, los adornos”, agregó.

Según el padre Fabio, en 2015 se empezó con los trabajos de investigación acerca de los vestigios y aprovechando aquello se decidió tallar las columnas, refaccionar la infraestructura, pintar el frontis del templo misional. “Trabajo que se hizo con el aporte y apoyo de la población ignaciana”, remarcó.

“No sabemos si las columnas eran así originalmente, pero sí sabemos que esos dibujos los ignacianos los hicieron. Hemos querido hacer este trabajo junto a la población. En esta ocasión quisiera agradecer que pusieron su presencia y esfuerzo en el pueblo de San Ignacio”, añadió.

La fiesta de San Ignacio este 31 de julio contará con un avance bastante visible de las obras en la fachada pintada, en las columnas talladas, lienzos laterales, entre otros. Aún queda trabajo por hacer, pero la población se encuentra comprometida.

/AG/


Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias