27.09

Economía

21 de julio de 2017 18:09

Bolivia afronta demanda por casi $us 500 millones con tres empresas transnacionales

El procurador indicó que a pesar de las controversias, “siempre se llevan adelante conversaciones amistosas con las contrapartes de manera paralela al procedimiento arbitral, que han dado resultados beneficiosos para el país”.

Menacho Procurador, Pablo Menacho.

La Paz, 21 de julio (ANF).- El Procurador General del Estado, Pablo Menacho, informó este viernes que Bolivia afronta una demanda por casi 500 millones de dólares de parte de tres empresas transnacionales mineras: dos por reversión de concesiones y una por ruptura de contrato.

“En el caso de Quiborax existe un laudo en contra de Bolivia por un monto de 48 millones de dólares, el monto demandado por South American Silver es de 385 millones de dólares, en Glencore todavía no han determinado una cuantía, y la Jindal el monto está por 64 millones de dólares”, informó el procurador.

En 2009, la empresa Química e Industrial del Bórax de Chile (Quiborax) presentó un pedido de medidas cautelares ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a las Inversiones (CIADI) para activar un juicio internacional contra Bolivia por la revocatoria de concesiones mineras en el salar de Uyuni en 2004.

La firma chilena demanda 48 millones de dólares como indemnización por daños y perjuicios y por las inversiones que realizó en el salar de Uyuni para explotar ulexita.

En mayo de 2013, la canadiense South American Silver Limited anunció el inicio de un arbitraje internacional contra el Estado boliviano por la reversión “sin compensación” de su concesión minera en Mallku Khota, yacimiento ubicado al norte de Potosí y, según estudios realizados por esta empresa, sería una de las minas de plata, indio y galio más grandes del mundo.

En 2012,  los mineros asalariados y cooperativistas determinaron aceptar la rescisión del contrato de arrendamiento de Colquiri, suscrito entre el Estado y la empresa Sinchi Wayra, subsidiaria de la suiza Glencore. En este caso en litigio aún no se conoce el monto demandado.

En julio de 2012, ocurrió lo contrario. La Jindal Steel & Power (JSP) decidió dejar el país porque no aceptó cuatro condiciones que el Gobierno le impuso para dar continuidad al contrato para la explotación del yacimiento de hierro del Mutún.

El procurador indicó que a pesar de las controversias, “siempre se llevan adelante conversaciones amistosas con las contrapartes de manera paralela al procedimiento arbitral, que han dado resultados beneficiosos para el país”.

Recordó que este año se cerró de manera amistosa una demanda que tenía el país con la española Abertis, por la nacionalización de Sabsa, con un monto sumamente beneficioso para el Estado.

“En el caso de Abertis que tenía una demanda en contra de Bolivia por 85 millones de dólares, se cerró en 23 millones”, señaló.

/ANF/

Suscríbase
Si desea recibir y tener acceso a la más completa información de Bolivia, debe suscribirse a uno de los planes que le presentamos a continuación.

Ver planes de suscripción

ANF movil

Noticias relacionadas: