Cultura y farándula

12 de abril de 2017 08:47

Panchi Maldonado: "me voy a Europa y voy a empezar con Atajo, pero solo, como hace 20 años"

El líder y fundador de Atajo se despide del país, para iniciar un nuevo ciclo artístico en Europa, desde Suecia, país que radicará desde mayo junto a su esposa y sus dos pequeñas hijas.

pachi Panchi Maldonado, líder y fundador de la banda Atajo. Foto: ANF

La Paz, 12 abril (ANF).- El líder y fundador de la banda de rock Atajo, Panchi Maldonado, concluye un ciclo de poco más de 20 años junto a otros músicos bolivianos, para emprender nuevas proyecciones profesionales en Europa. Se va con el nombre y el prestigio de una de las más notables agrupaciones urbanas.

En medio de sus últimas presentaciones del ciclo de conciertos denominado “Atajo Ch´akatau”, Panchi se sienta a conversar con ANF sobre sus nuevos proyectos musicales. Junto a su esposa y sus pequeñas hijas, el cantautor residirá desde mayo en Suecia, país desde donde pretende reinventarse con el nombre que lo llevó a la fama entre un público cautivo, pero al lado de músicos de diferentes países.

“Mucha gente me dice que se va a quedar huérfana, no hay que tenerle tanto miedo de pensar que esto va acabar como un entierro o una muerte, creo que no (…). Somos seis músicos, cada uno tiene un potencial grande y va seguir esta línea. Yo tengo mis proyectos, me estoy yendo de Bolivia y voy a empezar con Atajo pero solo, como hace 20 años, porque Atajo soy yo, voy a dejar el Atajo que quedaba en Bolivia”, asegura.

Panchi considera que no sería justo para su público que Atajo quedara incompleto y conscientes los miembros de la banda que no funcionaría la agrupación sin su fundador, es que se decidió que cada uno haga su propio proyecto, “que tengan la misma línea no me va molestar porque somos una familia, seguro que habrá igualdades y semejanzas y mucha creatividad”.

Sin embargo observa que a pesar de los valores individuales que actualmente hay en el país, las nuevas bandas resultan ser poco perseverantes, por lo que se requiere de proyectos que exijan trabajo serio y dejen huella en la historia musical.

Al momento de definir el género musical de Atajo, Panchi prefiere decir que es un “chairo” en alusión a la sopa tradicional paceña que lleva muchos ingredientes. Sin embargo asegura que una característica de su música fue el de reflejar los momentos políticos por los que ha transitado el país, sus problemas, la realidad de sectores discriminados y olvidados, las tradiciones.

“He trabajado buen tiempo como voluntario haciendo trabajo de calle y he empezado a conocer toda la realidad de lo que es vivir en la calle, y es así como he empezado a contar esas historias, como ´el rey de los lustras´, que cuenta cómo viven bajo el puente de Las Américas, con algunos hemos hecho taller de música”, relata.

Aunque asegura que nunca hizo teatro, en sus conciertos Panchi recita, canta y toca varios instrumentos. De hecho, los momentos más intensos de conexión que logra con su público son aquellos que relatan la crueldad del hambre y la pobreza, como “La sobrita”, un poema de Ángel Rey Miranda, que le mereció la queja de sus seguidores que acudían a los pubs para verlo en vivo. 

“Me decían, hermano vine a tomar una cerveza y vos me estás contando estas historias”.

Como se movía mucho por las noches paceñas, el artista señala que más allá de la mística que conlleva una ciudad como La Paz, vio lo cruel que puede ser. “Un amigo mío me decía esta ciudad es la más cruel y jodida, ese amigo se llamaba Víctor Hugo Viscarra”, recuerda al extinto “escritor del submundo”.

Panchi asegura que “roba” las canciones a partir de palabras y frases que se viven en la cotidianidad de las calles, en el mercado, 
en el minibús, como retrata la canción “De Satélite a la Pérez”, la que se convirtió en un tema emblemático del disco: Personajes Paceños, pero también muestra los abusos de poder en ¿Y la policía dónde está?, o marca un duro periodo neoliberal en el que se estigmatizaba a los cocaleros con “La DEA no me vea”.

El cantautor paceño afirma que Atajo nació en 1996 como un proyecto musical con un nombre irreverente, que se propuso arriesgarse a las composiciones y de sello propio, interpretarlas en español e idiomas nativos y no hacer covers, ni reedición de canciones de otros artistas.

“La esencia era cantar lo que sucede en nuestro país, en la calle, en el barrio, esa ha sido la idea y el mejor nombre para ese lindo proyecto era Atajo”, recuerda.

Panchi reconoce que su música más antigua es más conocida, sobre todo como consecuencia del internet, ya que sus seguidores prefieren bajar la canción sin comprar el disco, lo cual significa que termina promocionándose uno de los temas más que otros. 

“Tierra de Locos por ejemplo muestra muchas cosas, como la revolución 'indiastral', pero ha sido un momento en que las redes sociales y el disco físico han dejado de funcionar”, señala.



A diferencia de lo que se cree -que Atajo nació en La Paz- el artista aclara que fue en Tarija a partir de un proyecto artístico que combinó la música y el teatro.

“Antes de la banda yo tenía un antecedente musical, pero me separé de Marcelo Siles con el que hacíamos blues, y en un viaje con mis hermanos Goldi, Milton, Luis y Rafael, y con Esther (Veldhuis) nos fuimos a Tarija a visitar a Pancho Valdenassi con quien hicimos varias presentaciones mezclando teatro y música y ahí decidí formar el grupo Atajo (…). Invite a otros músicos como Sergio Vargas, Toto Aramayo y la violinista, Claudia Carmeli, así fue la primera conformación, luego salió Milton y entró Germán Romero, que nos acompañó 19 años”, menciona.

Actualmente la banda dirigida por Panchi Maldonado ofrece un ciclo de los últimos conciertos en La Paz y Cochabamba junto a Edgar Arene en la batería, Camila Torrico en los coros, Facundo Cau en el teclado, Gonzalo Molina en el bajo y Diego Reguerím en la guitarra eléctrica.

/JMC/FC/


Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias